Ética en la Asistencia

ACTITUDES HUMANAS EN EL PARTO Y NACIMIENTO.

Una construcción cultural del modo de nacer.
Bajo el concepto de humanización intentamos inspirar a una fuerte reflexión sobre las actitudes que manifestamos en esta cultura cuando brindamos asistencia a la demanda de mujeres y varones que en la explosión de su amor y su sexualidad gestan en su seno al niño por venir.
Trabajamos para derramar en nuestros semejantes la idea de una búsqueda personal, para lograr que la mayor cantidad de seres puedan acceder a la posibilidad de ejercer con libertad la elección de asistir y ser asistidos en el respeto y el amor, por el conmovedor protagonismo singular y siempre diferente de cada mujer pariendo y recibiendo al hijo en compañía de sus afectos.
Las disposiciones que hemos adquirido a lo largo de nuestra experiencia de vida y de nuestros aprendizajes suelen ser relativamente duraderas y manifestarse en nuestro comportamiento como tendencias o conductas francamente establecidas.
Son nuestras actitudes, que suponen siempre un juicio de valor personal: sobre los otros , sobre los objetos, sobre situaciones o sucesos, que nos llevarán a actuar en consonancia con nuestra evaluación.
Estas actitudes se pueden expresar a través del lenguaje verbal y no verbal (por ejemplo: cuando optamos por el silencio, cuando hay contradicción entre el decir y el hacer, etc) Dos conceptos están vinculados con las actitudes: los valores y las normas.
Los valores son principios éticos que comportan un fuerte compromiso emocional, por ejemplo ¿cómo se consideran las necesidades y deseos de la pareja y el niño y su interacción con las de los que los asistimos?
Las normas son patrones de conducta compartidos por los miembros de un grupo, las cuales especifican el comportamiento que se considera adecuado o inadecuado en distintas situaciones, por ejemplo: ¿cuáles se consideran las técnicas más adecuadas para la preparación durante el embarazo? ¿qué conductas se consideran adecuadas para preservar el vínculo madre-hijo en el momento del nacimiento?
Cuando consideramos valores y normas también implican a las actitudes respecto de los otros profesionales involucrados en la asistencia, como por ejemplo el ejercicio del liderazgo, el trabajo en equipo, la capacidad de establecer acuerdos, la tolerancia a las diferencias, etc.
Los modos de nacer son procesos culturales que debemos evaluar no sólo desde lo biológico, sino desde la ética y los afectos, para construir un porvenir de mayor bienestar para estas milagrosas criaturas que somos desde antes de nuestro nacimiento. Una tecnología no es solamente un procedimiento bio-mecánico-electrónico, sino que comporta también la actitud humana de reflexión profunda y respeto por el sentir, las necesidades y el deseo de los otros.

DR. CARLOS BURGO.